Ensayos en telas, tejidos laminados y geotextiles

DIN EN ISO 13934-1, DIN EN ISO 13937-2, DIN EN ISO 9073-4, ISO 3303, DIN EN ISO 12236, DIN EN ISO 10319, ISO 4606

Con la variedad de campos de aplicación de los productos finales hay también una gran variedad de pruebas que se pueden realizar en los tejidos. Según los requerimientos del ensayo, las probetas se ensayan en condiciones secas o húmedas. La extracción de la probeta se efectúa en paralelo a la urdimbre y a la trama del tejido a examinar.

ZwickRoell tiene la solución ideal para cualquier aplicación de ensayo: máquinas de ensayos en distintas ejecuciones, mordazas adecuadas con sus correspondientes mandíbulas y, naturalmente, nuestro acreditado software de ensayos testXpert, apto para cualquier aplicación.

DIN EN ISO 13934-1 Ensayo de tracción en textiles

En concordancia con la norma DIN EN ISO 13934-1 se ensayan probetas de 50 mm en forma de tira, tanto en clima normal como en estado mojado, una vez en sentido de la urdimbre y una vez en dirección a la trama. Debido a la textura de la superficie del tejido empleado se utilizan preferentemente mordazas neumáticas. En la norma mencionada se exige la determinación de la fuerza máxima de tracción y la fuerza máxima de tracción-extensión. La fuerza máxima de tracción-extensión se mide por el recorrido del travesaño.
El método de ensayo descrito en el caso presente es válido en primera línea para textiles tejidos pero se puede aplicar también a otros tejidos. Normalmente no se debe de emplear para tejidos elásticos, geotextiles, vellones, tejidos laminados, tejido de fibra de vidrio y estructuras no tejidas de fibra de carbono o hilos de poliolefina. Las probetas se extraen siguiendo el procedimiento descrito en la especificación del material o según lo acordado entre las partes interesadas. Las probetas no deben de presentar arrugas, pliegues, orillas de tejido o partes que no sean representativas de la estructura. Para una mayor precisión de medición y sin que influya el sistema de fijación, en este caso, se puede utilizar un extensómetro óptico. Un sistema de medición mecánico sólo se puede utilizar si no se produce ningún riesgo de daño al romperse la probeta. Para aquellos casos donde no se pueden evitar las roturas de sujeción o el deslizamiento del tejido, han demostrado su eficacia las mordazas con sistema de inversión. En ese caso, la medición de la extensión deberá realizarse con un sistema de medición óptico, dado que el recorrido del travesaño se puede definir como magnitud de referencia para la extensión.

Ensayo de desgarro progresivo en textiles según la norma EN ISO 13937-2 y EN ISO 9073-4

Para el ensayo de desgarro progresivo se emplean probetas de corte especial. Según la DIN ISO 9073-4, el ensayo se realiza con probetas de forma trapezoidal. Para esta forma de probetas hay que emplear mandíbulas muy anchas. En este contexto, son preferentes las mordazas neumáticas, que consiguen una sujeción uniforme y un reajuste del apriete.

Para ensayos según la norma DIN EN ISO 13937-2 se preparan probetas tipo pantalón y, a continuación, se ensayan. El documento describe el ensayo de desgarro progresivo, según el cual se corta la probeta de forma que se obtengan dos lados. La resistencia al desgarro progresivo es la fuerza necesaria para producir un desgarro a lo largo del corte, cuando se aplica de forma paralela al corte y desgarra el tejido en dirección a la fuerza aplicada. Para este método se aconseja el empleo de mordazas neumáticas.

Resistencia al estallido según la ISO 3303 método A

La resistencia al estallido es la fuerza que opone una probeta fijada de forma circular a una carga por compresión en aumento de forma unilateral y uniforme hasta estallar.

La determinación de esta característica se realiza según la norma ISO 3303 método A, en tejidos recubiertos de plástico o goma, con una máquina de ensayos adecuada de fijación anular y bola de acero.

Ensayo de tracción en geomallas y geotextiles no tejidos según la norma DIN EN ISO 10319

Ensayo de tracción en geotextiles (vellón) con extensómetro óptico de largo recorrido y mordazas neumáticas según la DIN EN ISO 10319. Este método para la determinación de la resistencia a la tracción de tejidos se distingue principalmente por la anchura de la probeta. En el ensayo básico con este método, la anchura de la probeta (200 mm) es mayor que su longitud (100 mm), ya que los tejidos de vellón tienen tendencia a la estricción (neck down) en sentido transversal a la carga por tracción. La anchura reduce este efecto de estricción, ofreciendo de esta manera una relación más realista del comportamiento previsto del producto en este área. En este caso, se suele utilizar un sistema de medición óptico, ya que al romperse, pueden desprenderse grandes energías. Un sistema de medición mecánico sólo se puede utilizar si no se produce ningún riesgo de daño al romperse la probeta. Alternativamente, deberá hacerse un cambio a mordazas hidráulicas en caso de fuerzas elevadas.
Zugversuch an Geogitter nach DIN EN ISO 10319
Zugversuch an Geovlies nach DIN EN ISO 10319

Ensayo de punzonado estático (ensayo CBR ) según la DIN EN ISO 12236

La norma DIN EN ISO 12236 describe el procedimiento para la determinación de la resistencia a la penetración de geotextiles y productos relacionados. Durante el ensayo se determina la carga efectuada al perforar la probeta con un punzón obtuso. Las probetas se fijan entre dos anillos de acero con ayuda del tope de sujeción. El ensayo se suele llevar a cabo con probetas secas, acondicionadas en un ambiente determinado. El ensayo se puede realizar en la mayoría de versiones de productos, sin embargo no en materiales con orificios de más de 10 mm.

Ensayo de tracción en tejido de fibra de vidrio según la norma ISO 4606

En el ejemplo que mostramos aquí, se llevan a cabo ensayos con tejidos de fibra de vidrio. La norma internacional especifica el método para la determinación de la fuerza de rotura y deformación en rotura de tiras deshilachadas de tejido de fibra de vidrio. Este método es tanto para tejidos de fibra de vidrio no impregnado como impregnado con materiales de refuerzo, sin embargo, no es apto para tejidos de fibra de vidrio laminados con plástico o elastómero.

De acuerdo con la norma ISO 4606, se ensayan tiras de 50 mm de ancho en sentido de urdimbre y de trama hasta su rotura. Para ello, se emplea una longitud de sujeción de 200 mm. Como se requieren fuerzas de apriete elevadas para poder sujetar la probeta según la norma, en este caso se emplean mordazas neumáticas. Las probetas no deben de presentar arrugas, pliegues, orillas de tejido o partes que no sean representativas de la estructura.

Top